En los cambios de estación, tanto de invierno a primavera como de verano a otoño se producen cambios bruscos de temperatura o tiempo inestable. Por ello es habitual que proliferen los resfriados y las gripes. Esta situación es el principal entorno para que los resfriados aumenten de forma importante entre las personas mayores. Por  ello es importante saber cómo prevenir la gripe.

Si bien una gripe es algo pasajero y que puede frenarse de forma rápida con unos cuantos consejos y medicamentos. Pero en algunos colectivos de la sociedad puede suponer un riesgo para su salud. Uno de los colectivos que más riesgos puede encontrar a la hora de afrontar una gripe son los ancianos. Las personas mayores tienen las defensas más bajas y son más proclives a verse afectados por el desarrollo de procesos gripales.

No obstante, aunque es una situación habitual, se pueden adoptar medidas que contribuyan a reducir los riesgos de enfermar para los ancianos.

Medidas para prevenir la gripe en la tercera edad

Si queremos evitar que las personas mayores estén expuestas a las consecuencias de la gripe, debemos adoptar una serie de medidas consideradas como preventivas. Una de las principales medidas que recomiendan médicos y expertos es la vacunación. Si cada año las personas mayores con riesgo de contraer la gripe acuden para vacunarse, los niveles de riesgo bajarían considerablemente.

Además de la vacunación es conveniente seguir estas recomendaciones:

  • Evitar fuentes de contagio. Uno de los aspectos más importantes es evitar el contacto de los ancianos con personas afectadas por la gripe. Con esta medida las posibilidades de que puedan contraer gripe se reducen de forma importante. Esta medida es importante que se aplique también en el caso de personas que ya han contraído la gripe. Se recomienda evitar el contacto con personas sanas y salir de casa.
  • Buena ventilación en el hogar. Una medida que ayudará a mantener los ambientes libres de bacterias es airearlos suficientemente. Para prevenir la gripe, los ancianos deben permanecer en ambientes bien ventilados.
  • Lavar las manos con frecuencia. Las manos suelen ser el principal foco de contagio. Ya que es la zona del cuerpo que puede estar en primer lugar en contacto con el afectado. Por ello, une medida preventiva sería aumentar la frecuencia con la que las personas mayores lavan sus manos, así como hacerlo adecuadamente.
  • Cubrirse la nariz y la boca al toser. Con esta medida se evita que el contagio pueda producirse de forma directa. Ya que se evitará que los gérmenes se dispersen por el aire para llegar a la persona.

Como puedes comprobar el contagio de gripe en personas mayores no es algo que podamos evitar con total seguridad. Pero aplicando todas o algunas de las medidas que se han descrito será posible que los riesgos de contagio se reduzcan de forma importante y conseguir el dominio de la situación. Un contagio de gripe en ancianos puede tener consecuencias importantes para este colectivo si no se se previene la gripe o se trata correctamente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *