Si vemos las noticias o la televisión, se puede observar que hay algunos países, como puede ser el caso de España o Japón, tienen una sociedad muy envejecida. Una situación que ha hecho que algunas ONGs, como la de Solidarios, impulsen algunos programas en los que se fomenta la convivencia de un estudiante con una persona mayor. Los estudiantes que viven con mayores cada vez se hace más común.

¿Cuál es el objetivo de estos programas?

El principal objetivo de estos programas no es otro que el de crear un espacio común, entre la persona mayor y el estudiante, en el que la convivencia sea un hecho. Un punto de encuentro entre ambas generaciones del que, por supuesto, todos deben salir beneficiados.

Estos programas, además del objetivo ya mencionado, buscan paliar en cierta medida las consecuencias que la crisis económica ha producido. Y es que, actualmente, el precio que un estudiante debe pagar por un piso puede llegar a ser demasiado caro, sobre todo en algunas grandes ciudades.

¿Qué ventajas tienen para unos y para otros?

Todos pueden beneficiarse de una forma u otra de estos programas.

En el caso de las personas de avanzada edad; destacamos estas tres ventajas fundamentales:

  1. Sin lugar a dudas, la compañía se sitúa en lo más importante. Y es que, a determinadas edades, el tener a una persona con la que conversar puede ser fundamental.
  2. Asimismo hay que tener en cuenta que el mantenimiento del hogar es algo que ahora se va a poder llevar a cabo sin esfuerzo gracias a la colaboración del estudiante.
  3. Por último, decir que las gestiones que tienen que ver con bancos, seguros y demás, quedarán resueltas gracias al apoyo de los jóvenes.

No obstante, los estudiantes que se adentren en esta aventura también saldrán muy beneficiados.

Como podemos ver los propietarios del piso, en general, no cobran dinero a los estudiantes que se alojan, por lo que pueden ahorrar y costearse un tipo de formación.

También hay que hacer especial hincapié en que estos jóvenes no van a tener que invertir nada de dinero en amueblar el apartamento. Ya que, salvo en algún caso excepcional, esto ya está hecho.

Además, hay que añadir que la distancia generacional lejos de ser un problema puede ser una ventaja. Gracias a ella se tiene un nuevo punto de vista sobre la vida y ganar experiencias que antes no se tenían.

Estudiantes que viven con personas mayores ya es una realidad que día a día se ve más a lo largo y ancho del planeta. Con esta realidad se están obteniendo unos resultados realmente satisfactorios en todos los sentidos. De hecho no sería de extrañar que fuera ganando, con el paso del tiempo, más adeptos en nuestro país.

 
Autor: Con los Mayores
Categorías: Salud y bienestar

1 Comentario

Toni · 25 julio, 2018 a las 09:41

El intercambio de conocimiento entre mayores y jóvenes es enriquecedor; sin olvidar el ahorro que supone estos programas. Voy a ponerme en contacto para saber como hacerlo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *