El Alzheimer es una enfermedad que se produce generalmente entre las personas mayores o de la tercera edad. Ya que es la forma más común en que se presentan los estados de demencia en esta etapa de la vida. Entendiendo como demencia la pérdida de la capacidad que sufre una persona para realizar sus actividades diarias, todo esto gracias a un trastorno cerebral.Esta es una enfermedad que empieza lentamente y presentando pequeños síntomas que pueden ir desde olvidar un nombre o tener episodios de pérdida de memoria. Incluso hasta llegar al punto crítico de olvidar como realizar las actividades básicas y sencillas que hace diariamente cualquier persona como: cepillarse los dientes, peinarse, hablar, escribir, leer, entre otras cosas.

De ahí la importancia de estar atentos a cualquier síntoma que presenten los abuelos de la casa. Y acudir a un especialista aun cuando la sospecha sea mínima. Aún no existe tratamiento para la enfermedad. Pero sí se pueden recetar fármacos que ayudan a evitar que los síntomas empeoren.

Elegir Cuidador

Qué características debe tener el cuidador de una persona con alzheimer

Desde que se descubre que nuestro ser querido padece esta enfermedad debemos contactar o contratar a una persona que se encargue de su cuidado diario. Ya que una persona que padece alzheimer requiere de constante dedicación y atención.

Lo primero que debe saber el cuidador es que cuidar a una persona con alzheimer  es una tarea que requiere tener claro muchas cosas y aspectos que encierra la enfermedad. Ya que además de cuidar al paciente, también deberá mantener su salud emocional fuerte. Para soportar y controlar los estados cambiantes de ánimo del paciente.

Por lo tanto para elegir cuidador o cuidadora se debe saber que hay que tener en cuenta que esa persona tenga las siguientes características:

  • Es de vital importancia que el cuidador tenga cierta formación adecuada sobre aspectos médicos. Aspectos que le permitan tratar mucho mejor las posibles complicaciones de la enfermedad.
  • Debe tener experiencia para controlar la nutrición, higiene y movilización del paciente.
  • Se debe comunicar constantemente con el paciente.
  • Debe fomentar la independencia de su paciente.
  • Debe ser una persona amable, paciente y cariñosa.
  • Y debe tener capacidad para organizar actividades simples que den entretenimiento al paciente.

Entonces, conociendo estos puntos básicos puedes tener mucho más claro cómo elegir cuidador correcto para la persona con Alzheimer. Y también entender que cuidar a una persona que padezca esta patología no es nada sencillo. Por lo tanto esta persona necesitará todo el apoyo de la familia para sobrellevar esta ardua tarea.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *