En España y en Europa en general, la población está envejeciendo a marchas forzadas. En nuestro país, según el Instituto Nacional de Estadística, hay más de 8,6 millones de personas mayores de 65 años. Cifra que supera a la de menores de 16 años. De ahí la importancia de que aprendamos a comunicarnos con las personas mayores. 

Los mayores cada vez viven más y son más numerosos. Por lo que es muy importante mejorar su cuidado. En la atención a las personas de avanzada edad, es clave la comunicación. Los ancianos tienen una forma distinta de ver la vida o padecen alguna enfermedad. Por lo que no es efectivo comunicarse con ellos igual que lo haríamos con una persona joven.

¿Cómo comunicarnos con las personas mayores?

  • Con paciencia y empatía. En primer lugar, hay que tener en cuenta que algunos mayores pueden tener dificultades para comunicarse. Algunos pueden padecer sordera o sus facultades mentales pueden verse perjudicadas por alguna patología. Pueden tener lapsus de memoria o verse afectada su dicción y habla por los efectos secundarios de tratamientos médicos. Ante esto, es imprescindible ser pacientes y empáticos: ponerse en su lugar y no tener prisa al hablar con ellos.
  • Adaptar el discurso al problema de salud. Antes de tratar de comunicarte con un anciano, debes saber si tiene problemas de salud y cuáles son sus síntomas. Tu discurso deberá adaptarse a estas circunstancias de salud que afectarán a la conversación que tratas de mantener.
  • Busca un lugar tranquilo. Lugares ruidosos o atestados de gente nunca van a constituir un buen entorno para hablar con una persona de avanzada edad. Para comunicarnos con las personas mayores deberemos buscar un lugar tranquilo y sin ruido ambiente. Si estás en una habitación o salón y la televisión o la radio están a un volumen muy alto, trata de bajarlo sin que el anciano se percate, pues podría molestarle.
  • Vocaliza, establece contacto visual y no grites. Se trata de consideraciones generales que son siempre útiles. Un error muy común es chillar pensando que con ello oirá mejor. Alzar la voz puede producir rechazo e incomodidad en el anciano.
  • Trata temas de su interés. Una forma muy efectiva de lograr la atención de una persona mayor es invitarle a que cuente historias de su juventud o abordar algunas de sus aficiones. Son métodos de motivación para comunicarnos con las personas mayores que siempre sirven de estímulo.
  • Emplea lenguaje no verbal. El lenguaje no verbal es útil en todo tipo de conversaciones. Y con los mayores no es una excepción. No sólo se trata de que tú uses el lenguaje no verbal sino de que aprendas también a interpretar los signos empleados por el anciano. Esto te ayudará a entender lo que necesita y siente.
  • Aprende a escuchar. Escuchar es imprescindible en una comunicación fluida, y más con un anciano. Si la persona de edad avanzada se da cuenta de que estás prestando atención y te interesa lo que le estás contando, estarás ganando su simpatía y complicidad.

En conclusión, comunicarnos con las personas mayores implica emplear habilidades eficaces y esforzarse en el tiempo para tener éxito y generar conversaciones constructivas y útiles.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *