Una de las preocupaciones más habituales cuando nuestros padres y abuelos tienen una cierta edad es elegir la mejor forma de cuidarles. Hoy en día es difícil dedicar tiempo al cuidado de las personas mayores. Debido a la necesidad de trabajar fuera de casa. A partir de ciertas edades nuestros padres no pueden seguir viviendo solos y requieren de alguien que pueda estar dedicado a ellos.

Sin embargo, para cualquier familia no es sencillo elegir a la persona que pueda cuidar a nuestros mayores con total seguridad. Si ya hemos valorado que esta es la mejor opción, es importante poder elegir al cuidador o cuidadora que mejor se adapte a las necesidades. Esto ocurre porque muchos mayores no quieren abandonar su casa y prefieren ser cuidados allí.

Qué debo tener en cuenta para elegir al cuidador o  cuidadora

A la hora de elegir al mejor cuidador o cuidadora para nuestros ancianos debemos tener en cuenta lo siguiente:

Tener claro qué necesidades hay que cubrir

Lo primero que tenemos que tener claro es qué necesidades tiene el anciano o anciana que hay que cuidar. Dependiendo de la situación en que se encuentre, puede necesitar alguien que tenga conocimientos de enfermería. O bien alguien que tenga fuerza para cargar en brazos al anciano. Es posible que también busquemos alguien que pueda cocinar y hacer las tareas del hogar. Por tanto, es importante saber desde el principio qué buscamos en la persona cuidadora.

Decidir dónde buscar al cuidador

Existe la posibilidad de acudir a empresas proveedoras de cuidadores de ancianos. Sin embargo, la elección de una empresa o bien de un particular va a depender de qué se está buscando especialmente o de la confianza que transmiten. Las empresas ofrecen las garantías de buscar a alguien que sea de confianza y que cumpla con los requisitos que necesitamos.

Realizar una entrevista personal

Es importante que hagamos una entrevista personal al candidato. De forma que podamos ver en primera persona si encaja en lo que estamos buscando. En esta entrevista es conveniente que podamos facilitar el contacto con la persona que tiene que ser cuidada. Para que también pueda valorar a esta persona.

Valorar las cualidades personales.

Al seleccionar al cuidador o cuidadora tenemos que valorar que reúne unas cualidades personales que queremos. Algunos de los aspectos que tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir son:

  • Amabilidad y cariño que demuestra.
  • Paciencia. Es una cualidad muy importante cuando se trata de cuidar ancianos.
  • Empatía y capacidad de asumir el papel del otro.
  • El respeto a las costumbres y deseos de la persona mayor.

Especificar bien las tareas

Si tenemos claras las tareas que el cuidador tiene que desempeñar será mucho mejor para lograr que los resultados que se obtengan sean los adecuados. De esta forma, es importante saber si necesitamos que asuma tareas en el hogar o no, si debe cocinar, si es importante el aseo o cuidado personal, etc. todo ello influirá en la elección.

Pedir referencias

Si es posible, es importante que pidas referencias de la persona que hayas valorado contratar para asegurarte de que haces la mejor elección.

La elección final será una combinación de todos los factores analizados. Lo importante es que finalmente elijas al cuidador o cuidadora que mejor pueda responder a tus necesidades. Y que pueda atender como es debido a tus mayores. Finalmente, lo que se busca es la calidad de vida y atención para las personas mayores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *