La tercera edad está relacionada con la jubilación. Y en esta época es donde más tiempo libre se tiene. Por lo que es cuando se puede disfrutar de todo ese tiempo y, además, probar nuevas experiencias.

Cada vez vivimos más y con mayor calidad de vida. Pero los años no tienen que influir en el espíritu. No hay nada más necesario en nosotros mismos, que el descubrimiento. Y una de las formas para mantenerse siempre vivo y descubriendo, es viajando. Saliendo de la rutina y eligiendo destinos a los que visitar. Aunque siempre pensando en el estado físico de cada anciano.

Cuando se es joven, se está ocupado con el trabajo u otras responsabilidades, por lo que no se puede ir siempre donde se quiere o cumplir algunos sueños. Pero cuando ya no hay que enfrentarse al mundo laboral, se tiene la tranquilidad y el tiempo libre necesario para hacer cualquier cosa. Por lo que es el momento ideal para aprovecharlo viajando. 

¿Qué necesitan los ancianos para viajar? 

La tercera edad es un momento idóneo para empezar a cuidar de uno mismo. Por ello en un viaje con personas mayores se debe de tener más precaución y dejarlo todo planeado para que no surjan imprevistos. Siempre adaptándose a cada persona. Y no se puede olvidar:

  • Ropa y calzado cómodos. Dependiendo del lugar que se vaya a visitar. Siempre teniendo en cuenta los cambios de tiempo que puede haber o el terreno por el que se va a caminar.
  • Medicamentos propios de cada persona.
  • Comentarlo con el médico. Por si se necesita algo antes de viajar.
  • DNI, SIP y la tarjeta sanitaria europea (si el viaje no está en España).
  • Productos de aseo personal.
  • Se recomienda que los viajes se hagan siempre con tranquilidad y haciendo las pausas necesarias.
  • Por otro lado, evitar los excesos en comidas o caminatas, para evitar los problemas de salud.

Disfruta del momento y olvida los miedos. Vivir da vida.

Beneficios de viajar a la tercera edad

La tercera edad es el momento idóneo para cuidarnos. Viajando se obtiene una mejora tanto de la autoestima como del estado anímico de cada persona. Y esto es porque para todos es muy importante descubrir cosas nuevas, se tenga la edad que se tenga.

La mejora de la memoria también está presente cuando viajamos. Al no estar familiarizados con los nuevos lugares, los mayores tendrán que hacer un esfuerzo para poder aprenderse los caminos y donde se ubica el alojamiento.

Ligada a la mejora de la memoria, tenemos también la mejora de los niveles de atención. Ya que los ancianos estarán más atentos a las novedades y a las explicaciones de todo los detalles del viaje.

Es cierto que muchos de los viajes que se hacen con esa edad son en grupo. Ya que suelen ser organizados, lo que es más cómodo para ellos. Esto tiene la ventaja de que los ancianos tienen una mayor sociabilización con otras personas.

Además, mejorarán su estado físico con diferentes excursiones y paseos por los lugares que visitan y el aire fresco que se respira en la naturaleza. En la costa o relajándose en un balneario se puede mejorar la circulación.

Todas las opciones son posibles y todo viaje te aportará algún beneficio seguro. Ya lo decía el filósofo y escritor Sir Francis Bacon “Los viajes son en la juventud una parte de educación y, en la vejez, una parte de experiencia”

Viajes recomendados para personas mayores

Todas las formas de viajar son buenas. Pero a cierta edad hay que tener en cuenta el estado físico de la persona. Hay que adaptar los viajes a la persona, y no la persona al viaje. Por lo que, ¿qué viajes son los recomendamos para nuestros mayores?

  • Imserso: El Instituto de Mayores y Servicios Sociales es una entidad del organismo del Ministerio de Sanidad. Esta entidad organiza viajes en grupo destinados exclusivamente a personas de la tercera edad. Con precios económicos y multitud de diferentes destinos turísticos (tanto dentro como fuera de España).
  • Balnearios: Es una buena alternativa para liberar estrés y para mejorar la circulación del cuerpo.
  • Cruceros: Son los preferidos por la mayoría de ancianos. Existen ofertas bastante asequibles si se viaja fuera de temporada alta. Además estos barcos cuentan con buenos alojamientos, e incluso con médicos a bordo. En un crucero se pueden visitar muchos destinos en pocos días. Aunque la mayor ventaja por la que se decantan los ancianos a hacer un crucero, es que viajan con la tranquilidad de tenerlo todo organizado. Sin olvidar la paz que transmite el mar.
  • Planear el viaje con antelación: No hace falta que nos decantemos por una opción que ya este organizada. Puedes elegir tu viaje según tus gustos y preferencias. Eligiendo siempre donde queremos estar en cada momento y adaptado a nuestras condiciones físicas. Esta opción es la más adecuada para los más aventureros.

Sólo existen beneficios para que te aventures en un nuevo viaje. ¿Qué hay más beneficioso que salir de la monotonía y descubrir diferentes lugares? Aprovecha ahora que dispones de tiempo libre y enriquécete. ¡Quien viaja vive dos veces!

 

1 Comentario

Paco · 4 marzo, 2018 a las 10:34

Viajar da vida. Nunca es tarde para poder visitar nuevos lugares.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *